Si tienes un bar, un local donde encontrar buen ambiente, tapas, estar un rato agusto y quieres que aparezca en la red... tener un espacio donde publicitar tus tapas y tener más de "500 visitas diarias" solo tienes que avisarnos para así poder salir en TapeoPorGranada .


viernes, julio 03, 2015

Queridos amigos. 

Recordar que para un mejor uso del mapa final, es conveniente ampliar y buscar el sitio deseado.


Sabores junto al ayuntamiento de la ciudad, estas son las tapas del Asador de Castilla

Estamos en plena ola de calor, por lo que de antemano sabemos que a muchos ni de salir a tomar una cerveza os dan ganas.


No obstante hemos logrado buscar un hueco en la agenda y acudir a probar las tapas de un local que hasta ahora no habíamos visitado en el centro de la ciudad.

Buscábamos un sitio con aire acondicionado funcional, nada de terraza (que estos días no es aconsejable) algo que no siempre es posible y al final de las compras decidimos probar el Asador de Castilla que hay junto al ayuntamiento, en la Calle Escudo del Carmen.


Una zona con múltiples y variadas alternativas muy cercana a la siempre consultada y poco recomendada Calle Navas (zona de y para turistas). No obstante las opciones son múltiples como por ejemplo Taberna El RetiroLa Corrala del CarbónLa Taberna de GamboaCisco y TierraSanto y Seña o El Mentidero.



Al entrar nos hacemos con un sitio en la barra, pues no había demasiada gente. Mesas altas alrededor y un gran salón para comer y disfrutar su cocina al fondo.

Y es que aunque no fue el caso, he tenido varias veces la ocasión de comer y he salido muy contento, algo que he corroborado con otra gente, si bien el precio es más elevado.


Pero volviendo a nuestra experiencia, una vez "acoplados" nos atienden enseguida y aunque hay algunas mesas altas alrededor, decidimos quedarnos en la barra.


Pedimos dos cervezas, servidas en copa (siempre se agradece), bien frías y bien tiradas y al momento nos sirven la primera de las tapas.

Un plato de cazón en adobo acompañado con una ensalada a base de tomate kumato, cebolla y pimiento.


En las fotos se aprecia y el cazón estaba frito en su punto, suave en la textura dentro, con el sabor y crujiente del rebozado y un muy buen aliño.


Nada que comparar con el que probamos la semana pasada en la anterior crónica y es que así si da gusto salir a tapear.



Si nos tenemos que referir al local, en su decoración destacan los elementos medievales, con toques de la meseta y de ahí su nombre.


La entrada en granito con un tipo de arco escarzano ya lo dice todo para luego entrar y ver la decoración con alguna vidriera, carta de platos en la pared imitando el papel antiguo o soportes para luces historiados.


En esas y mientras hacemos las fotos del local, pedimos la segunda ronda, con otras dos cervezas. Y es que con este calor, no tardaron mucho en caer las dos primeras.


Las tapas no son a elegir, ya lo sabíamos y por eso "miedo" me daba que nos pusieran almejas (todos los que me conocen saben que no me hacen gracia de tapa) pues las había visto circular.

Nada más lejos de la realidad y en nuestro caso nos sirvieron un plato de carne en salsa con champiñones y patatas. 



La tapa solo tenía un defecto y es que no había pan para mojar en la salsa, que estaba deliciosa. Una tapa muy buena y como la anterior de un tamaño adecuado, algo que nos sorprendió para bien.



La salsa tenía empaque, muy bien ligada, dejando un ligero sabor picante al morder que dejaba con ganas de seguir comiendo. Además, las fotos esta vez las hemos hecho en lugar de con nuestra querida Canon, con una Panasonic Lumix by Leica que nos han dejado para Tu Momento Geek y aquí me podéis ver en acción.


Estuvimos buscando una carta de platos y raciones para poder dejar constancia de los precios y platos disponibles, pero no vimos ninguna a mano.

Y llegados a este punto, para que vamos a extendernos. Decidimos cerrar la noche con otra ronda, otras dos cervezas que vinieron acompañadas de la tapa que veis aquí abajo.


Un plato de fritura variada con boquerones, calamares, berenjenas y aderezada con una ensalada como en la primera tapa (kumato, pimiento y cebolla).


Nos agradó lo bien fritos que estaba, le dan el punto, al menos es lo que a nosotros nos pareció y el sabor es muy bueno.


El sitio nos sorprendió para bien, con una atención muy correcta y eficiente en un local que denotaba limpieza y que ofrecía buenos sabores para acompañar una cerveza o un vino.

Comentar además que podemos encontrar otro Asador de Castilla en la Plaza de los Campos, un local que ya visitamos y que sin embargo nos dejó un sabor agrio y que pierde con este tanto en atención como en la calidad de las tapas.

A la hora de pagar, 2 euros por cada una de las consumiciones que tomamos. Esperaba algo más la verdad, por la zona y por el sitio y la verdad es que hasta el precio me sorprendió. Seguro que regresamos.


No olvidéis que si queréis estar a la última con opiniones de todos los amigos, recomendaciones, fotos, etc, podéis visitar el grupo en Facebook, así como seguidos en TwitterGoogle + y Pinterest o descargar la aplicación oficial para vuestro teléfono Android.

Y llegados a este punto, estas serían las conclusiones.



La decoración y cuidado aspecto del local

Los sabores de todo lo que probamos

El ambiente, al menos ese día tranquilo y relajado




Ausencia de terraza que en alguna ocasión puede ser interesante

viernes, junio 26, 2015

Probamos A la Sal y su terraza, un local que nos recomiendan desde Facebook


Nueva crónica la que traemos esta semana al blog, una crónica en la que nos dejamos aconsejar por Carlos, unos de los seguidores de Facebook que nos aconsejó probar un sitio que había descubierto hace poco y que le había gustado bastante.

Su nombre, A la Sal y allí que encaminamos los pasos.


Cuando la tarde caía y aprovechando que la temperatura es más suave nos dirigimos a la Avenida de Italia perpendicular a la Calle Palencia y Avenida de America buscando un local que antes era un salón de juego.



En el exterior una terraza que ocupaba la anchura de una generosa acera y en la que nos sentamos, pues al llegar, aunque pensamos en entrar dentro para poder tomar fotos del local, desistimos por el calor asfixiante que hacía al no tener puesto el aire acondicionado en lo que en la época que nos encontramos y en esta ciudad es un punto negativo a tener en cuenta.


No obstante la terraza estaba llena y el camarero, cuya atención llena de amabilidad y simpatía, es de destacar, sacó una mesas y sus sillas y allí que nos sentamos.

Un gran trajín de gente, buscaba una terraza en la que sentarse y eso que cerca hay opciones como Las Delicias, La Recacha, Doña Rosquita, Porras o El gran Kiki tapas.

Pedimos dos cervezas, sin especificar caña o tubo, no siendo la tapa a elegir. Pese a la gente no tardaron nada en servir, eso sí, con dos cervezas en copa, bien frías pero del tamaño de una caña, algo que con el calor reinante hizo que tuviésemos que medir lo que bebíamos y así esperar a la tapa.


La primera tapa consistió en dos cazuelitas individuales del pescado conocido como chanquetes (eso parecía) con un huevo frito encima y una rebanada de pan.


A la hora de saborear, el huevo estaba bueno, si bien el pan parecía plastilina de los blando que estaba (y eso que ya era martes) y el pescado... los chanquetes siempre que los he tomado estaban crujientes, pero sobre todo sueltos, algo que aquí no ocurría.


Los chanquetes que nos sirvieron estaban empapados en aceite y además aplemazados unos con otros, nada sueltos. Ambos factores contribuyeron a que bebiéramos la cerveza con más rapidez.

Dado el poco éxito de esta tapa, pensamos en seguir probando para dar una segunda oportunidad... con de nuevo dos cervezas que esta vez vinieron acompañados por una llamativa tapa compuesta de dos "bacalaillas" aderezadas con rodajas de tomate.








A mi no me gusta este pescado, lo cual no quita que mi acompañante lo saboreara. Según sus palabras estaba bien frito y sabroso, bastante bueno... y eso y mi opinión sobre el tomate carnoso hacen que esta segunda tapa obtuviese el nivel de aprobado.


Un suspenso y un aprobado y una noche ya dominando la ciudad... así que pensamos en pedir una tercera ronda para salir de dudas y hacernos una mejor idea... pues un mal momento lo puede tener cualquiera.

Esperábamos pescado de nuevo, pues que las tapas provenían del mar en su mayoría era algo que teníamos claro. 

Mientras y como estábamos en terraza, me propuse realizar una visita al interior para ver cual era su aspecto y que sensación me daba.






Una barra con mesas altas en forma de "L" a la entrada y un salón mediana al fondo en el que poder tapear o comer a base de los platos y raciones que proponen, en una carta en la que a pesar de ser dominada por el pescado encontramos platos como codillo asado, rabo de toro o carrilleras ibéricas.




Al salir ya estaban las cervezas en la mesa, igual que antes, de tamaño pequeño y servidas en copa.

Al poco llegó la tapa, un plato de lo que parecía ser en cazón, que aunque frito en exceso tenía buena pinta... pero no.


El cazón, que nunca llegamos a saber si lo era, tenía una textura demasiado blanda y un rebozado que no aportaba el crujiente o la sensación que suele tener al morder un trozo.




Andaba escaso de sal, eso se puede perdonar, pero al masticar y tragar, a mí al menos me dejaba en la boca un regusto "llamativo".

Sensaciones o no, lo cierto es que la tapa no nos gustó (puede ser que pillásemos el día malo).

El precio por cada consumición fue de 2 euros, que pese a ser cervezas pequeñas, hemos de tener en cuenta que estamos en terraza y eso hay que pagarlo.

Lo cierto es que a nosotros el sitio no nos gustó por sus tapas, todo lo contrario que la excelente atención. Puede que tuviesen un día malo, no lo sabemos, por lo que como siempre aconsejamos, lo mejor es que si estáis interesados vosotros mismos lo probéis y así sacáis vuestra propia conclusión.


No olvidéis que si queréis estar a la última con opiniones de todos los amigos, recomendaciones, fotos, etc, podéis visitar el grupo en Facebook, así como seguidos en TwitterGoogle + y Pinterest o descargar la aplicación oficial para vuestro teléfono Android.

Y llegados a este punto, estas serían las conclusiones.



La decoración y cuidado aspecto del local

Las terraza y un trato muy agradable por parte del camarero




Ausencia de aire acondicionado en el interior (no lo tenían puesto)

Las tapas, no nos gustaron dos de las tres tapas que nos sirvieron

viernes, junio 19, 2015

Estas son las tapas y sabores de Alameda



La semana pasada asistimos a la Picoteca 3Maneras y ya pudisteis leer la crónica pero en la vuelta a casa nos encontramos con un conocido que nos recomendó visitar otro local como es el Alameda... y nos quedamos con curiosidad

Curiosidad porque la zona de Ganivet y los bares que la pueblan han levantado no pocas voces críticas con el servicio y precio que prestan en algunos de ellos, no en todos, por lo que teníamos esa duda.


Además ya habíamos probado el bar/restaurante que antes ocupaba ese local, La Moraga, y aunque agradable, tampoco nos había entusiasmado.

Dicho todo esto, decidimos dar una oportunidad, sabiendo que el tipo de tapas que nos íbamos a encontrar diferían de las que otras veces hemos probado, pero queríamos saborear nuevos platos.

Alameda es un local situado en la esquina que forma las calles Escudo del Carmen y Rector Morata, justo encima de otro como es Mar de Alborán en el que ya estuvimos y cerca de otros (La Abacería,  La PlateaTinta FinaPinot NoirVolapie o clásicos como la La Castellana o Eduardo Hocesque conforman la "milla de oro" de los bares de Granada.


El ir un miércoles permite conocer mejor los bares debido a que hay menos gente y te atienden, en teoría mejor, y puedes saborear los platos con más tranquilidad.




Primero vamos a hablar de la decoración y sensación al entrar, en un local amplio, diáfano, con un ambiente a doble altura en cuya parte superior se sitúa un salón y una cocina todo a la vista.




En la zona inferior una barra y una serie de mesas, altas y bajas en las que poder sentarse a pedir algún plato de la carta (no la vi por ninguna parte) o solo a tomarse unas tapas.


Mi sitio, el que escogí para poder trabajar más tranquilo, fue la barra.


Una decoración donde el vino es protagonista, con maderas lacadas en blanco en mesas y estanterías y como otras veces hemos visto, mojadas por maderas claras que le dan un toque más fresco.




Solo 6 clientes, tanto en la pequeña terraza que tienen a la entrada, como en el interior, hicieron que el ambiente estuviese tranquilo y no tardaran nada en atender.

De entrada y mientras hacía las fotos pedí una cerveza, esperando la tapa que pondrían y que como ya esperaba no sería a elegir.


Un recipiente en forma de cuenco que tenía unos trozos de carne, en una especie de salsa con verduras y acompañada por varias patatas cortadas en bastón, patatas casera, que siempre es algo de valorar y con un punto entre cocida y frita muy agradable.


La tapa no era abundante, pero la textura de la carne era buena, si bien para mi gusto estaba demasiado jugosa (es cuestión de gustos) y el sabor era muy bueno. Como presentación eso sí, no me sorprendió como al menos esperaba viendo la estética general del local.


He dicho que no vi cartas con platos, pero al salir me topé con un "totem" con todas las propuestas culinarias que ofrecen, con nombres llamativos y propuestas llamativas, si bien no tuve la ocasión de ver o probar alguna.


Mientras escribía algunas de estas líneas, volví a pedir otra cerveza, muy bien tiradas y servidas en copa, que siempre es de agradecer, si bien entre la espuma y que no estaban colmadas, no provocaban la sensación de hartazgo que si he tenido otras veces.


Mención aparte merecen los vinos, no por calidad, que no pongo en duda, sino por el precio. Es uan tónica que se repite en muchos bares y restaurantes de Granada el cobrar precios elevados, muy elevados por vinos, ya sea en copas o por botellas.


En este caso basta un ejemplo, como es el Glárima, con la copa a 3 euros y cuyo precio (en tienda, no mayorista) es de 8 euros. 


Si de una botella salen 6 copas, solo hay que hacer cuentas... pero como digo, es un mal generalizado de Granada que no atiende a razones en este sentido.

Y tras esta disertación, vamos con la sorpresa agradable del día, gracias a esta segunda tapa, magníficamente presentada y con mejor sabor.




Se trata, como me dijeron al preguntar, de yogur de foie, y digo preguntar porque a diferencia de otros sitios, en ningún momento explicaban cual o en que consistía la tapa, un punto negativo.


Presentado en una vasito de yogur, sobre una tabla de madera y con tres rebanadas de pan previamente pasadas por una salamandra, dentro estaba cubierto con dos moras cuya mezcla con la textura del foie le daba un toque francamente bueno.


Este sí es el tipo de tapa que esperaba encontrar en un establecimiento así y si te gusta probar propuestas nuevas, con tapas así seguro que no sales decepcionado.

Tras tomar algunas fotos del local llegó la hora de irse, no sin antes pagar la cuenta, que como suele ser habitual en muchos locales de la zona, daba a cada cerveza (de grifo) un precio de 2,20 euros (4,40 euros por la 2 consumiciones).




No olvidéis que si queréis estar a la última con opiniones de todos los amigos, recomendaciones, fotos, etc, podéis visitar el grupo en Facebook, así como seguidos en TwitterGoogle + y Pinterest o descargar la aplicación oficial para vuestro teléfono Android.

Y llegados a este punto, estas serían las conclusiones.



La decoración y cuidado aspecto del local

Las tapas elaboradas y novedosas (si es que son como la segunda que probamos)

La música ambiente, suave y melódica que permite e invita a la conversación (sonaba Garota de Ipanema)




El que no te expliquen en que consiste la tapa que te sirven y tengas que preguntarlo (queda mejor esa deferencia)

El precio de los vinos, excesivo como suele ser habitual en muchos sitios

La presencia de una televisión con fútbol sobre la barra, que aunque en silencio, no estaba en sintonía.
 
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.